Tras una primera generación que ha conseguido colocar unas seiscientas mil unidades, la firma especializada Parrot ha desvelado su nueva colección de minidrones -vehículos voladores no tripulados-, muy pensados para uso lúdico y cuya principal novedad es un modelo pensado para el agua dulce.

En total, unos trece modelos divididos en tres categorías. Entre ellas destaca la familia Airborne, unos minidrones tradicionales capaces de desplazarse por el aire a una velocidad de 18 kilómetros hora. Además, pueden realizar acrobacias de 180 grados, unos movimientos resultones y divertidos.

Hay dos versiones, ambas manejadas por conectividad Bluetooth desde una aplicación especial, Freeflight 3, disponible para sistema operativos iOS y Android. Tanto el modelo Night -que incorpora dos juegos de luces led- como el Cargo estarán disponibles desde este mismo mes de julio por 99 euros. Tienen, no obstante, una escasa autonomía de unos nueve minutos, aunque la compañía promete una carga rápida de la batería.

La gran novedad ha venido del agua, entorno para el que se ha diseñado la familia Hydrofoil, un drone híbrido que circula sobre el agua dulce y que se puede mantener por encima de los cinco centímetros sobre el líquido elemento. En cuanto a sus características, este modelo puede recorrer velocidades de 4 nudos, es decir, unos 10 km/hora. Su autonomía es más bien escasa, la verdad, dado que únicamente tiene una autonomía de siete minutos. Un aspecto positivo es que, retirada la carcasa, se convierte en un drone volador de un precio de 169 euros.

¿Qué os parecen estos nuevos drones? Coméntalo aquí abajo!