Se ha anunciado la colaboración de Sony con Jolla para ofrecer el sistema operativo Sailfish OS como alternativa a Android para los smartphones de la gama Xperia X.

Sailfish OS no es un sistema operativo precisamente nuevo, sino que lleva ya varios años en el mercado pasando por diferentes nombres y numerosas versiones en desarrollo. En sus inicios recibió el nombre de Meego, siendo el sistema de algunos teléfonos Nokia como aternativa al famoso Symbian y que más tarde acabó reemplazándose por Windows Phone.

Hasta el momento el proyecto no daba demasiadas señales de vida hasta hace unos días, cuando se anunció su siguiente actualización para el día 27 de septiembre. Sony está colaborando con Jolla, la empresa que gestiona el sistema, para lanzar esta nueva actualización que recibiría el nombre de Sailfish X, estando disponible en un principio para todos los smartphones de la gama Xperia X. El sistema se comercializará a finales de septiembre y los teléfonos de Sony recibirán la actualización el día 11 de octubre.

Sailfish OS busca ser una alternativa a Android, completa y distanciada de Google, de forma que las aplicaciones de Android sean compatibles pero sin la necesidad de disponer de los servicios de Google. Además, prometen una gran actualización del sistema cada año y el acceso a una tienda de aplicaciones alternativa que recibiría el nombre de Jolla Store.

Sailfish OS Xperia X

Jolla ofrecerá atención al cliente para todos aquellos usuarios que sufran algún problema con el sistema tras la actualización, puesto que podría haber alguna incompatibilidad con las conexiones, el lector de huellas o algún otro tipo componente de hardware.

La actualización estará disponible inicialmente en la Unión Europea, Noruega y Suiza y el precio a pagar por el sistema que intentará competir contra Android es de 49,90 euros. A simple vista es un movimiento algo arriesgado dado que en la actualidad, el 99% de los smartphones son iPhone o Android. El único sistema operativo que podría haber competido con los dos gigantes habría sido Windows Phone y sus últimas cifras son desastrosas. Por no decir que hace años intentaron algo parecido con Firefox OS y el sistema cayó en el olvido a los pocos meses. No obstante, si Sony invierte a largo plazo en este proyecto y no lo deja de lado al poco tiempo, puede que algún día llegue a ser algo mucho mas importante de lo que es hoy en día, similar a lo que ha logrado hasta el momento Samsung con Tizen.